Historia del Centro

EL COLEGIO SANTA MARÍA DE LOS REYES

  1. ORIGEN Y EVOLUCIÓN
  2. MISIÓN Y BARRACONES
  3. LOS DUROS COMIENZOS
  4. GRACIAS A TODOS

ORIGEN Y EVOLUCIÓN

Las religiosas del Sagrado corazón ya estaban presentes en Sevilla desde finales del siglo XIX. Situado en la Puerta Osario se encontraba el prestigioso colegio femenino El Valle, fundado en 1865. En este colegio se atendía a alumnas de clase media-alta pero también existía una escuela gratuita, para niñas que no podían pagar un colegio privado. Más tarde esta escuela recibía el nombre de externad, que duró hasta el año 1968-70, aproximadamente.

Tras las misiones en Torreblanca de los años sesenta, se percibe la necesidad de construir un colegio del Sagrado Corazón en este barrio. Es por ello que el 24 de marzo de 1968, se inaugura el colegio Santa María de los Reyes. Sería en enero de 1976, tras el primer trimestre del curso escolar, cuando se decide cerrar el colegio El Valle , y se traslada a San Juan de Aznalfarache, bajo el nombre de Santa María del Valle. Esta decisión fue tomada porque las religiosas estimaron que las alumnas podían ser atendidas por otros colegios de la zona, mientras que había otros sectores de la ciudad en los que era necesaria la presencia de escuela. No podemos olvidar que el concilio Vaticano II (1962-65), tuvo una repercusión muy importante en todas las congregaciones.

Hasta este momento, las religiosas llevaban una vida mixta, dedicada tanto a la oración (vida contemplativa) como a la acción (vida apostólica). El concilio les hizo elegir entre una de estas dos vidas religiosas. Las hermanas del Sagrado Corazón, abandonaron la clausura, dedicándose a una vida apostólica. Al hacer esto, comprobaron que había lugares muy necesitados, donde su labor podría ser muy beneficiosa, y se pusieron en marcha. Hablamos de una congregación muy adelantada a su tiempo, con gran iniciativa, perseverancia y preocupación por la enseñanza y la cultura. La educación desde el punto de vista de los valores del humanismo cristiano y del evangelio, es la finalidad principal de los colegios de la congregación.

MISIÓN Y BARRACONES

En el año 1965, se llevaron a cabo unas misiones en toda Sevilla. El Cardenal Bueno Monreal invitó a todos los sevillanos a colaborar en la gran misión que había organizado para su Diócesis. Se dirigió a distintas parroquias asignándoles a cada congregación una misión en algunos barrios de la ciudad. A las religiosas del colegio
El Valle se les asignó tres centros de misión, siendo uno de ellos los barracones de Torreblanca. Allí vivían 80 familias en condiciones infrahumanas, en 20 barracones en medio del campo, entre la carretera de Alcalá de Guadaira y Mairena.

Barracones 1968Tras la misión, lo primordial fue atender las necesidades más básicas como alimentación, higiene… mejorando así sus condiciones de vida, por lo que podemos decir que se trataba de una labor más asistencial que educativa (al menos en un principio).

Las religiosas del Sagrado Corazón junto a algunas antiguas alumnas del colegio El Valle, adecentaron un barracón para instalar una capilla durante el tiempo que iba a durar la misión (unos diez días aproximadamente). Gracias a la presencia de las hermanas y antiguas alumnas, en los barracones de Torreblanca, se consiguieron logros importantes.

Una vez terminada la misión, las familias que recibieron esta ayuda, pidieron que no se les abandonara y, en consecuencia las religiosas y antiguas alumnas proyectaron abrir una guardería y una escuela que inauguraron finalmente en 1996. Se instaló una guardería para treinta niños y niñas, una escuela para cuarenta niños y un teleclub para niños y jóvenes, donde se desarrollaban toda clase de actividades formativas.

Barracones_1969El Ministerio de Educación proporcionó unos maestros nacionales que iban a diario a impartir clases. Acudían también las antiguas alumnas del colegio El Valle, como apoyo para estos profesores.

Para los alumnos más mayores existía una subvención del Ministerio, mientras que la guardería se mantenía gracias a las religiosas y antiguas alumnas, que se encargaron de contratar a una persona que se dedicara a los más pequeños. Uno de los acontecimientos importantes que se dieron en los barracones fue la celebración de la primera comunión de muchos de estos niños, el 5 de junio de 1966.

Niñas y familias de los barracones recibieron enseñanza, ayuda, interés y cariño hasta que en 1973 se logró la supresión de los barracones, trasladando a estas familias a unos pisos construidos específicamente para ellas en la barriada de la Corchuela.

ARRIBA

LOS DUROS COMIENZOS

Para reflejar los comienzos del colegio debemos retroceder a la Hermana María Urién (encargada de las antiguas alumnas) como a la Reverenda Madre Enriqueta Serra que fueron las personas que influyeron decisivamente en la construcción del colegio.

El 23 de marzo de 1966, en palabras de la Reverenda Madre: “Nos han regalado un terreno en Torreblanca y un millón de pesetas, para empezar a construir una escuela. Está situado entre Torreblanca Vieja y Nueva, cerca de la parroquia de la Nueva. Una casa más para el Sagrado Corazón”.

El 4 de noviembre del mismo año, la Reverenda Madre Serra firma la aceptación del terreno para la nueva escuela.

El 15 de julio de 1966, el año del centenario del colegio El Valle se puso la primera piedra del Colegio Santa María de los Reyes, mientras que en los meses de septiembre y octubre de 1966, los dedicaron algunas religiosas y antiguas alumnas a la inscripción y pruebas necesarias antes de la admisión.

El edificio tuvo un coste de seis millones de pesetas. Su construcción fue posible gracias a la ayuda del Ministerio de Educación y Ciencia, de las autoridades locales y de las aportaciones anónimas de antiguas alumnas del Colegio El Valle.

Visita del obispoLa inauguración del centro se celebró seis meses después de que se empezaran las clases, ya que la tarea educativa comenzó el 19 de septiembre de 1967 (coincidiendo con la fiesta de la Beata Rosa Filipina), y el día 24 de marzo de 1968 fue bendecido e inaugurado el nuevo centro “Santa María de los Reyes”.

La dirección corría a cargo de las religiosas del Sagrado Corazón del Valle. El colegio albergaba a 400 niñas, agrupadas en seis grados de enseñanza primaria y dos de alfabetización. El Cardenal doctor Bueno Monreal fue quién, junto otras autoridades, inauguró el colegio.

Hoy en día son muchos los alumnos que han pasado por nuestro colegio, muchos los padres que han confiado en la labor educativa de Magdalena Sofía y muchos los maestros/as, religiosas y profesionales que han dejado su granito de arena para que este colegio siga, después de tanto tiempo, llevando a las familias de Torreblanca el espíritu de nuestra fundadora.

ARRIBA

GRACIAS A TODOS LOS QUE ESTUVIERON, A LOS QUE ESTÁN Y A LOS QUE ESTARÁN POR QUE SU HISTORIA LA HACEN QUIENES PASAN POR ÉL

ARRIBA